Domar su ansiedad y depresión con este refuerzo natural del cerebro


//cdn.shopify.com/shopifycloud/shopify/assets/no-image-2048-5e88c1b20e087fb7bbe9a3771824e743c244f437e4f8ba93bbf7b11b53f7824c_2000x.gif


La ansiedad, la depresión y otros problemas de salud mental han crecido a niveles epidémicos en todo el mundo. Pero son más frecuentes en los ESTADOS UNIDOS que en cualquier otro país del mundo.

Sin duda, tanto la genética como los factores ambientales están involucrados en este complicado tema, pero la dieta occidental moderna es otro factor importante. Los elementos de esta dieta no solo pueden afectar la forma en que funciona el cerebro, sino también cómo se desarrolla físicamente.

He aquí por qué.

Más del 50 por ciento del cerebro humano sano es grasa, particularmente el dha de ácidos grasos omega-3 de cadena larga. Los omega-3 como el DHA son tan importantes en el desarrollo del cerebro que las fórmulas infantiles ahora están enriquecidas con ellos. Pero la necesidad de estas grasas no termina en la infancia.

El funcionamiento normal del cerebro requiere un suministro constante de omega-3 en la edad adulta también. Desafortunadamente, nuestro cuerpo no puede hacer eficientemente estas grasas, por lo que tenemos que obtenerlas de los alimentos.

Pero aquí está el problema: En la dieta occidental típica, el rico suministro de omega-3 que necesitamos para la salud del cerebro ha sido desplazado por los omega-6 proinflamatorios (que se encuentran principalmente en los aceites a base de vegetales y alimentos procesados).

Se supone que no tenemos más alto que una proporción de 5 a 1 de omega-6 a -3 en nuestra dieta, pero hoy en día esa proporción es mayor que 10 a 1 ... y en algunos casos tan alto como 50-a-1.

En términos simples, nosotros como sociedad comemos demasiada comida chatarra inflamatoria y no suficiente pescado antiinflamatorio como el salmón, la caballa y las sardinas que nos proporcionan los omega-3 que necesitamos para funcionar en nuestro pico.

Como resultado, no solo nuestra salud física, sino nuestra salud mental, se resiente.

Omega-3 y ansiedad Desde un punto de vista físico, cuando los

niveles de omega-3 son robustos, los vasos sanguíneos al cerebro están abiertos, las neuronas son flexibles y regordetas, y los mensajes electroquímicos avanzan fluidamente de una neurona a la siguiente.

Igual de importante, los omega-3 mantienen la inflamación a raya, protegiendo contra enfermedades cerebrales inflamatorias como el Alzheimer y reduciendo el riesgo de trastornos de salud mental como la depresión y la ansiedad.

De hecho, la investigación continúa confirmando el fuerte impacto que los omega-3 tienen en la salud mental y la prevención y el tratamiento de los trastornos del estado de ánimo.

En un estudio reciente, los investigadores establecieron una asociación sólida entre la suplementación con omega-3 y la reducción de los síntomas de ansiedad. Este metanálisis analizó los datos de 19 estudios, para un total de 1 203 pacientes. La mayoría de los estudios compararon los suplementos de omega-3 con placebo.

Los resultados indicaron que, comparado a los controles/a los placebos, la gente que tomaba omega-3s experimentó una disminución significativa de síntomas de la ansiedad. Los investigadores observaron que dosis más altas (al menos 2,000 mg omega-3 al día) produjeron el mayor efecto.

1

Es altamente probable que la suplementación omega-3 funcionara tan bien en la mejora de síntomas porque esos pacientes le daban a su cerebro un nutriente que anhelaba y necesitaba desesperadamente. Después de todo, hay un vínculo comprobado entre la ansiedad, la depresión y las deficiencias de omega-3.

 

 

En un estudio de 59 pacientes con la depresión (18 de ésos también con desorden de ansiedad, 41 sin), "la presencia y la severidad de la ansiedad del comorbid fueron asociadas a los niveles más bajos de EPA y del DHA." 2

Semejantemente, los resultados de un estudio de la revisión que implicaba a más de 3.000 personas mostraron que los pacientes con la depresión tenían niveles perceptiblemente más bajos de omega-3s comparados a los controles sanos. Según los autores, esto podría significar que "los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 desempeñan un papel en la patogenesia de la depresión." 3

Tan positiva es la investigación y convencer a la conexión, que incluso la Asociación Americana de Psiquiatría ahora recomienda oficialmente la suplementación diaria de omega-3 como una terapia adyuvante para los trastornos del estado de ánimo como la ansiedad y la depresión.

Qué buscar en un suplemento de Omega-3

El pescado graso es la mejor fuente de alimento de ácidos grasos omega-3, pero para niveles verdaderamente terapéuticos, debe complementar.

Si experimenta ansiedad, depresión, o simplemente quiere nutrir su cerebro de la mejor manera posible, tome al menos 2,000 mg de ácidos grasos omega-3 totales al día.

Si actualmente usa un antidepresivo para su ansiedad o depresión y desea probar los omega-3 junto con, o en lugar de, sus medicamentos recetados, hágalo bajo el cuidado y la supervisión de su médico.

Nunca debe dejar de estos medicamentos frío pavo. Trabaje con su médico para elaborar un plan de tratamiento adecuado que sea inteligente y seguro.

Hay varios tipos diferentes de suplementos de omega-3 en el mercado, procedentes de pescado, calamares o krill. Elija un producto que esté hecho de peces pequeños y de agua dulce, ya que estos tienen el menor riesgo de ser contaminados por metales pesados.

Otro punto a tener en cuenta es la relación entre DHA y EPA. Mientras que el DHA y el EPA son importantes y tienen enormes ventajas, el DHA es la forma que afecta a la salud del cerebro la mayoría. La proporción ideal es de dos partes dha a una parte epa. (Por lo tanto, si el producto contiene 180 mg de EPA, la dosis de DHA debe ser de alrededor de 360 mg.)

Newport Natural Health ofrece un producto omega-3 formulado con Calamarine sostenible® y una alta proporción de ácidos grasos omega-3 ricos en DHA para ayudar a mantener un corazón sano, una mente aguda y una vitalidad general. Además, incluye de manera única vitamina D y astaxantina, el súper nutriente lleno de poder antioxidante. Puede obtener más información sobre esta fórmula de omega-3 de primera categoría aquí.

Una nota final: Los omega-3 pueden adelgazar la sangre, así que hable de su uso con su médico antes de la cirugía o si está en un anticoagulante como Coumadin (warfarina).

Referencias

  1. Su KP, et al. Asociación del uso de ácidos grasos poliinsaturados omega-3 con cambios en la gravedad de los síntomas de ansiedad: una revisión sistemática y metanálisis . JAMA Netw Abierto. 2018 Septiembre 7 1(5):e182327. Último acceso: 16 de mayo de 2019.
  2. Liu JJ, et al. Situación poliinsaturada omega-3 del ácido graso en la depresión importante con desordenes de ansiedad del comorbid. J Clin Psiquiatría. 2013 Julio,74(7):732-8. Último acceso: 16 de mayo de 2019.
  3. Lin P, et al. Una revisión meta-analítica de las composiciones poliinsaturadas del ácido graso en pacientes con la depresión. Biol Psiquiatría . 2010 Julio 68(2):140-7. Último acceso: 16 de mayo de 2019.

Descargo de responsabilidad: Tenga en cuenta la fecha de la última revisión o actualización de todos los artículos. Ningún contenido de este sitio, independientemente de la fecha, debe usarse como sustituto del consejo médico directo de su médico u otro médico calificado.

Última actualización: October 28, 2020
Publicado originalmente: June 15, 2019