¡Bebe Por Tu Salud Intestinal!


//cdn.shopify.com/shopifycloud/shopify/assets/no-image-2048-5e88c1b20e087fb7bbe9a3771824e743c244f437e4f8ba93bbf7b11b53f7824c_2000x.gif


Amantes del vino: ¡Aquí hay otra razón para regocijarse! Resulta que tomar un poco de merlot o pinot noir de vez en cuando puede hacerle bien a tu estómago. No es tan loco como parece. Déjame explicarlo… 

Es ampliamente conocido que el vino tinto tiene propiedades que protegen su corazón. Esto es cortesía de compuestos llamados antioxidantes, que ayudan a prevenir la enfermedad de las arterias coronarias, una condición que a menudo conduce a ataques cardíacos. Pero resulta que estos antioxidantes pueden hacer más que ayudar a su corazón.Según un estudio reciente, beber vino tinto también puede mejorar la salud intestinal. Lo hace aumentando la diversidad de bacterias beneficiosas (probióticos) en su microbioma, el vasto ecosistema de organismos minúsculos que habitan el cuerpo humano.

Para apreciar por qué este desarrollo es tan importante, es útil comprender un poco sobre el microbioma. 

Los seres humanos y los microbios (bacterias, virus, arqueas y hongos) tienen una relación sinérgica compleja. La mayoría de estos organismos son completamente inofensivos, algunos causan enfermedades y otros son realmente beneficiosos y promueven la salud. Necesitamos un buen equilibrio de todos los tipos de microbios para mantenernos vivos y saludables, y estos microbios necesitan los diferentes entornos proporcionados por el cuerpo humano para sobrevivir. Es una conexión alucinante, pero fascinante, que los científicos continúan estudiando e intentando comprender. 

Pero incluso con todas las incógnitas, una cosa está extremadamente clara: el microbioma es extremadamente importante para la salud humana. Al igual que no puede sobrevivir sin hígado, corazón o riñones, su cuerpo no puede funcionar correctamente sin un microbioma saludable. Si bien hay billones de microbios que viven dentro y fuera del cuerpo, en ningún lugar están más concentrados que en el intestino. Tener un microbioma intestinal diverso y equilibrado es importante por muchas razones, una de las cuales es una fuerte inmunidad y la prevención de innumerables enfermedades, como alergias, asma, obesidad y depresión.

 

Sobre el estudio.

 

Investigadores en Londres examinaron la salud intestinal de los bebedores de vino tinto frente a los bebedores de otros tipos de alcohol. Específicamente, compararon los efectos de la cerveza, el vino tinto y blanco, la sidra y otros licores en 916 gemelas. 

Después de ajustar variables como la edad, la dieta, el peso y la situación socioeconómica, los investigadores encontraron un vínculo entre el vino tinto y la variedad de bacterias intestinales. Una mayor diversidad bacteriana es un marcador no solo de la salud intestinal, sino también de 

la salud en general. También descubrieron que quienes bebían vino tinto tenían tasas más bajas de obesidad y colesterol que quienes no lo tomaban. 

Aún mejor, no se necesitó mucho vino tinto para ver estos beneficios. Tan solo un vaso cada una o dos semanas es todo lo que se necesita, aunque cuanto más se consume, mayor es la diversidad de bacterias. Esto no significa que deba beberse una botella de vino al día, ya que el consumo excesivo de alcohol genera otros problemas. Recuerde, todo con moderación, especialmente cuando se trata de alcohol. Pero un vaso de vez en cuando, como las investigaciones continúan mostrando, confiere múltiples beneficios para la salud. 

 

Efecto polifenol 

 

No es de extrañar que no sea el alcohol el que agradezca estos beneficios para la salud. Más bien, son los polifenoles. 

Los polifenoles son una familia de más de 4000 compuestos antioxidantes que se encuentran en frutas y verduras, incluidas las uvas rojas que se utilizan para hacer vino. Estas plantas producen polifenoles como una forma de protegerse de los factores estresantes ambientales y de otro tipo. Cuando comemos frutas y verduras que provienen de estas plantas ricas en polifenoles, los compuestos nos protegen de manera similar. 

Cuando se trata de este último estudio, los investigadores determinaron que los polifenoles ayudan al microbioma alimentando a las bacterias buenas y ayudándole a multiplicarse. Pero los polifenoles también tienen otras cualidades protectoras. También luchan contra el daño celular y la inflamación, que son el sello distintivo de algunas de nuestras enfermedades más graves y potencialmente mortales. Cuando se trata de enfermedades cardíacas, los polifenoles

mejoran el colesterol y la presión arterial y reducen la coagulación de la sangre. Los polifenoles combaten la diabetes al disminuir los niveles de glucosa en sangre; ayuda en la pérdida de peso aumentando la tasa metabólica; y bloquear los procesos inflamatorios que conducen a enfermedades como la artritis y el cáncer. 

Si no es un bebedor de vino tinto, algunas de las otras fuentes de polifenoles son las manzanas, las bayas azules y rojas, las cerezas, las peras, las ciruelas, las granadas, el brócoli, el repollo, el apio y las cebollas. El té (particularmente el té verde), el café y el chocolate (cacao) también son buenas fuentes. Tenga en cuenta que los productos con piel más oscura tienen niveles más altos de polifenoles. Es por eso que el vino tinto (elaborado con uvas tintas) es una fuente mucho mejor que el blanco (elaborado con uvas verdes de color más claro). 

Para mayor protección, siempre puede tomar un suplemento de polifenoles. El resveratrol y el extracto de té verde son excelentes opciones. Pero en general, la mayoría de sus antioxidantes deben provenir de un colorido arcoíris de alimentos integrales nutritivos y, si lo desea, de una copa ocasional de vino tinto.