Más allá de la inmunidad: probióticos para una mejor salud del cerebro


//cdn.shopify.com/shopifycloud/shopify/assets/no-image-2048-5e88c1b20e087fb7bbe9a3771824e743c244f437e4f8ba93bbf7b11b53f7824c_2000x.gif


Durante décadas, los probióticos se asociaron principalmente con la salud gastrointestinal. Pero a medida que salieron a la luz nuevos beneficios, los científicos llevaron a cabo una investigación más profunda sobre estos increíbles "insectos" beneficiosos. Y rápidamente se está haciendo evidente cuán extendidos están realmente sus beneficios, mucho más allá del tracto digestivo.

Hasta el 80 por ciento de su fuerza inmunitaria es cortesía de los microbios amigables dentro y alrededor de su intestino. De hecho, los probióticos son nuestra primera línea de defensa contra las bacterias patógenas. También recubre la piel y las vías respiratorias, preparadas para atacar los gérmenes que entran e intentan causar estragos.

Pero eso no es todo. Además de tratar y aliviar una serie de condiciones gastrointestinales y quejas digestivas, la investigación ha encontrado que los probióticos pueden reducir el riesgo de alergias, eczema y ciertos tipos de cáncer, reducir el colesterol y mejorar la salud del corazón. 1-2

Estado de ánimo, memoria y más

investigación también ha descubierto una conexión importante entre el intestino y el cerebro, una relación simbiótica conocida como el "eje intestino-cerebro". Estas dos partes aparentemente no relacionadas del cuerpo están realmente vinculadas a través de intrincados sistemas de señalización, el principal de los cuales es el nervio vago.

El intestino y el cerebro se comunican a lo largo del nervio vago, lo que ayuda a explicar cómo las cosas que afectan el cerebro pueden afectar el intestino, y viceversa. Un ejemplo perfecto es el malestar estomacal o las mariposas que sientes cuando estás nervioso o ansioso. Del mismo modo, el eje intestino-cerebro explica por qué los problemas gastrointestinales crónicos, como el síndrome del intestino irritable, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn, a menudo desencadenan episodios de depresión o ansiedad.

Por otra parte, el intestino produce muchos de los mismos neurotransmisores que el cerebro, incluyendo la serotonina, la sustancia química "sentirse bien" que influye enormemente en el estado de ánimo. De hecho, hasta el 90 por ciento de la serotonina en su cuerpo se hace en su intestino.

Según un estudio que examinó el papel del microbioma en el eje intestino-cerebro: La mayoría de

las enfermedades GI están asociadas con una transmisión alterada dentro del [eje intestino-cerebro] que están influenciadas por factores genéticos y ambientales. Los protocolos de tratamiento actuales para los trastornos gastrointestinales y no gastrointestinales pueden afectar positiva o negativamente a la composición de la microbiota intestinal con un impacto diverso en los resultados terapéuticos. Las alteraciones de la microbiota intestinal se han asociado con trastornos del estado de ánimo y depresivos. 3.

¿Dónde entran en juego los probióticos?

Comprender las complejas interacciones entre el intestino y el cerebro, y cómo se relacionan con la salud y la enfermedad, está llevando a nuevos enfoques de tratamiento para la salud mental, el cerebro y los trastornos digestivos. Uno de ellos se llama "psicoprobióticos".

Psychoprobiotics (o simplemente psychobiotics) son tensiones probióticas específicas que afectan a funciones y comportamientos del sistema nervioso central controlados por el eje intestino-cerebro.

 

Un estudio lo resume de esta manera: "Los psicoprobióticos regulan los neurotransmisores y las proteínas, incluyendo el ácido gamma-aminobutírico (GABA), la serotonina, el glutamato, y el factor neurotrópico derivado del cerebro (BDNF), que desempeñan papeles importantes en el control del equilibrio excitatorio de los nervios, estado de ánimo, funciones cognitivas, aprendizaje, y los procesos de memoria." 4

Por un lado, esto significa que los psicoprobióticos pueden ayudar a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión. En un estudio, los participantes con depresión que tomaron probióticos experimentaron una disminución significativa en pensamientos negativos o agresivos y habitaron mucho menos en su estado de ánimo triste que aquellos que tomaron placebo. 5.

Igual de emocionantes, estas bacterias beneficiosas podrían tener un efecto positivo sobre las enfermedades neurodegenerativas (Alzheimer y Parkinson) y los trastornos del neurodesarrollo (autismo, TDAH, Tourette). 4 Para ser claros, los

probióticos no necesariamente "curan" los trastornos del estado de ánimo o del cerebro. Más bien, funcionan facilitando la comunicación que promueve la salud entre el intestino y el cerebro. También ayudan controlando la inflamación, la oxidación, y la insulina función-todo que puede tener una mano en el proceso de la enfermedad.

Elegir el probiótico adecuado

Hay un montón de opciones de probióticos en el mercado, y la elección de un suplemento de alta calidad que realmente ofrece, beneficiando a su cerebro, intestino, sistema inmunológico, y más, puede ser complicado.

En primer lugar, busque un producto que utilice tecnología de microencapsulación para proteger las bacterias, asegurando que puedan llegar al tracto digestivo sin ser destruidas en el camino por el ambiente ácido.

Sin esta protección (que es el caso de muchos suplementos probióticos inferiores y los llamados alimentos funcionales como el yogur y el kéfir) la mayoría de las bacterias probióticas se incineran en sus potentes ácidos estomacales mucho antes de que lleguen a su intestino inferior donde hacen su mejor trabajo.

También busque un producto que contenga una mezcla de al menos 6 tipos diferentes de bacterias, con al menos 10 mil millones de unidades formadoras de colonias (UFC) por dosis. Afortunadamente, muchas de las cepas que se están estudiando como psicobióticos son las mismas cepas que se encuentran en probióticos de alta calidad, incluyendo Lactobacillus y Bifidobacterium.

Un gran producto que cumple con todos estos criterios es probiótico microencapsulado de Newport Natural Health. También incluye prebióticos, que alimentan a los probióticos y los mantienen sanos y nutritivos.

En pocas palabras, al proporcionar a su cuerpo los bloques de construcción críticos que necesita para funcionar en su apogeo, tiene una mejor oportunidad de vivir una vida más saludable y feliz. Los probióticos deben estar en la parte superior de esa lista.

Referencias

  1. Kechagia M, et al. Beneficios para la salud de los probióticos: una revisión . ISRN Nutr. 2013 2013:481651. Último acceso: 11 de diciembre de 2019.
  2. Hungin APS, et al. Revisión sistemática: probióticos en el tratamiento de los síntomas gastrointestinales inferiores, un consenso internacional actualizado basado en la evidencia. Dolencia Pharmacol Ther. 2018 Abril 47(8):1054-70. Último acceso: 11 de diciembre de 2019.
  3. Żydecka K, et al. Microbioma: el eslabón perdido en el eje intestino-cerebro: centrarse en su papel en la salud gastrointestinal y mental. J Clin Med. 2018 Diciembre 7(12):521. Último acceso: 11 de diciembre de 2019.
  4. Cheng L, et al. Psicobióticos en salud mental, neurodegenerativos y trastornos del neurodesarrollo. Journal of Food and Drug Analysis. 2019 Julio 27(3):632-48. Último acceso: 11 de diciembre de 2019.
  5. Steenbergen L, et al. Un ensayo controlado aleatorio para probar el efecto de los probióticos multiespecijas sobre la reactividad cognitiva al estado de ánimo triste . Cerebro Behav Immun . 2015 Agosto 48:258-64. Último acceso: 11 de diciembre de 2019.

 

Última actualización: 19 de diciembre de 2019